31.5.10

6

votar

Monumento Museístico: La Torre de Pisa

El lugar donde se encuentra la torre de Pisa se llama Piazza dei Miracoli (plaza de los Milagros), y el nombre no podía estar mejor puesto, pues parece un milagro que esta excepcional rareza inclinada se haya mantenido en pie durante siglos.

Desde que la construyeron, el 9 de agosto de 1173, el campanario de la catedral de Pisa empezó a vencerse. Como si anhelara testarudamente llegar al suelo, ha ido apretando el terreno que había bajo uno de sus lados. El paso de los siglos ha revelado que su frente altiva era sólo la de un gigante con pies de barro. Y algún día podría suceder lo peor. Como dijo Piero Pierotti, profesor de Historia del Urbanismo de la Universidad de Pisa, “llegará un momento en que un pisano, al abrir un grifo para beber un vaso de agua, hará que la torre se desmorone”. Porque precisamente ese es el problema: un terreno blando y lleno de pozos que surten de agua a la ciudad. Sobre ese fango se erigió uno de los monumentos más singulares de la Edad Media (pero la culpa no sólo era del terreno, que cedía, sino de los deseos de la burguesía pisana de apabullar a los ricos mercaderes de otros lugares que visitaban la ciudad toscana. Todo se hizo de mármol, incluso la escalera interior, que solía ser de madera en los campanarios. La torre, de 58, 36 metros de altura, pesaba 14.435 toneladas. El símbolo de poder pisano resultó demasiado pesado). La pretendida grandeza humana tiene, pues, algunas bases un tanto movedizas.

28.5.10

7

votar

El Conventillo "Cinema": Casablanca

“Todas las mañanas nos preguntamos quiénes somos, qué estamos haciendo aquí. Es ridículo. Michael Curtiz no sabe lo que está haciendo porque tampoco sabe cómo va a seguir la historia. Humphrey Bogart está de mal humor y se la pasa encerrado en su tráiler. Nos entregan el guión de a páginas y cuando ayer le pregunté al director de quién debía mostrarme enamorada me contestó que “más o menos de los dos”. (Ingrid Bergman, en una carta a una amiga).

Uno de los rumores más conocidos sobre Casablanca es aquel que afirma que los actores no supieron hasta el último día de filmación cómo terminaría la historia…y es cierto, a excepción de Humprey Bogart que lo conocía debido a que su contrato de gran estrella le daba el derecho de aprobar el guión. Digamos que la “ocurrencia” del director en hacer creer que no sabía el final, tenía como objetivo que los actores tuvieran el mismo desconcierto que sus personajes en cuanto al destino que les esperaba (tal vez por eso, todos los personajes de Casablanca se ven forzados a ser atrevida y misteriosamente ingeniosos. Tal vez por eso, el escritor norteamericano Chuck Ross transcribió textualmente el guión de Casablanca con el título de “Everybody Comes to Rick´s”, lo firmó con el seudónimo de Erik Demos y lo envió a 217 agentes de Hollywood, para ver que ocurría. Lo que ocurrió fue que sólo 32 de esos agentes reconocieron el guión de Casablanca, y celebraron la broma. Uno de ellos contestó: “Tengo algunas ideas para el elenco de este magnífico guión, pero la mayor parte de mis candidatos ha muerto”. Ocho de los agentes lo rechazaron señalando “algunas similitudes” con Casablanca. Cuarenta y uno de ellos lo señalaron inadecuado para el cine actual. Tres lo aceptaron y se ofrecieron a ser representantes del autor. Uno sugirió que lo indicado sería que el autor lo convirtiera en novela).

21.5.10

5

votar

Personaje Museístico: El unicornio

Reyes, caballeros, cortesanos, cuentistas, cronistas e incluso Sumos Pontífices; todos se equivocaron. El unicornio jamás existió. Cuando aquellos creían beber en copas, vasos o cuencos labrados en cuerno de unicornio, o caminar ayudados por bastones del mismo material, les vendieron gato por liebre.

El bello y misterioso unicornio no es más que un animal de ficción, un producto de la fantasía humana.Bien es cierto que algunos pasajes poéticos del Antiguo Testamento hablan de un robusto y espléndido animal cornudo, al que llama re´em, cuya figura alimentó durante siglos la firme creencia que se ha tenido en el mundo del mitológico unicornio. Interpretaciones bíblicas posteriores tradujeron la palabra hebrea, que en realidad significaba bisonte –animal que los copistas y traductores alejandrinos desconocía-, por la griega monokeros, es decir, unicornio: introduciendo así su leyenda en tradición occidental.

Hay que admitir también que el unicornio, tal y como lo ha descrito siempre la literatura, resulta mucho más verosímil que otros animales de fábula. De haber existido, no nos habría sorprendido más que el ornitorrinco o el canguro, que tanto asombraron a los descubridores de Australia en el siglo XVIII (a excepción de ese tan característico y particular cuerno ensortijado y puntiagudo que le nace en la frente, el perfil del unicornio podría confundirse con el de un común y corriente caballo de distintas tonalidades blancas).

17.5.10

10

votar

Objeto Museístico: Pluma Parker

Cada objeto tiene su pasado y al mismo tiempo muchos han sido protagonistas de la historia. Este es el caso de la pluma que ha estado presente en memorables cartas de amor y celebres novelas, y ha firmado pactos, tratados, convenios, negociaciones y hasta la paz, tratando de poner fin al estéril derramamiento de sangre.

La pluma, también conocida con el nombre de estilográfica, estilógrafo, pluma fuente o estilo, es una herramienta que ha intentado preservar la tradición de la escritura noble, pausada y estilizada. De exquisitos trazos y delicadas líneas, nos ha acompañado en épocas pasadas, y no tanto, tratando de que nuestras ideas no queden olvidadas en el tiempo.

Escribir con una pluma es un arte. La complicidad entre mano y plumín se nota al cabo de varios años. Algunos privilegian la escritura gruesa, otros prefieren escribir con un hilo fino. Entre uno y otro extremo, hay diferentes puntas para cada personalidad y diversos plumines para todos los gustos.

Una marca de prestigio ofrece excelencia, y la marca de plumas Parker ha hecho honor a ello.La historia de estas plumas se inicia en el año 1888 cuando George Safford Parker desarrolló y mejoró un sistema de alimentación de flujos de tinta para las plumas "John Holland Gold Pen Company", de la que era vendedor. El éxito lo anima a montar sus propias plumas. Nace así la "Parker Pen Company". Parker patenta su alimentador y desde entonces, las creaciones de la firma han ido en aumento.
Uno de sus primeros modelos fue el Lucky Curve, un hito en la evolución del sistema de alimentación de tinta.

13.5.10

4

votar

Trastorno Museístico: El Sonambulismo

He hecho todas mis películas como un sonámbulo. He hecho todo lo que creía correcto, nunca he preguntado a nadie si lo que hacía estaba bien o mal. (Fritz Lang).

Hoy mismo, millones de personas en todo el mundo no tendrán una noche tan relajada como suponen. Con la voluntad consciente adormecida, se incorporarán en sus lechos, abrirán los ojos e incluso deambularán fantasmagóricamente por los pasillos de su hogar. Unos cuantos podrían lesionarse en su paseo nocturno y, sin embargo, con total seguridad, no recordarán absolutamente nada de ello cuando despierten.

Los sonámbulos son presa de una de las parasomnias –una de las categorías de trastornos del sueño- más singular y extendida. De hecho, se calcula que una de cada 10 personas ha experimentado mientras duerme, al menos una vez en la vida, los síntomas del sonambulismo.
Las causas concretas de este fenómeno aún constituyen un misterio. A pesar de que no está demostrado que el sonambulismo tenga su origen en factores emocionales, suele darse, al menos en ciertos casos, en momentos de gran ansiedad.

Tampoco existe evidencias claras de que este trastorno tenga un origen genético, pero en numerosas ocasiones se han descrito antecedentes familiares (tanto es así que en el 80 por ciento de los casos estudiados, si uno de lo progenitores es sonámbulo, la probabilidad de que lo sea su hijo es 6 veces superior a la normal. Asimismo, el 40 por ciento de los sonámbulos reconoció que 2 o 3 miembros de su familia también lo han sido).

11.5.10

4

votar

Deporte Museístico: El Tenis

El escritor francés Jean Giraudoux lo definía, a principios del siglo XX, como “esa danza triste que inventaron los ingleses para esperar la hora del té”. Pero, desde entonces, este deporte saltó de Gran Bretaña a Sudáfrica, de Australia a Canadá…y hoy se calcula que unos 200 millones de personas lo practican en todo el mundo.

Los orígenes del tenis se confunden con los del juego de pelota. Ya la Odisea relata que Nausica, una de las protagonistas de la obra, se divertía con sus doncellas lanzando una bola ligera con las manos; ésta caía al río entre el griterío de las muchachas, que despertaban a Ulises. Sabemos que en Roma practicaban este juego los patricios; y Tito Livio cuenta que en el honorable Catón el Censor se relajaba con este deporte cuando perdió las elecciones al consulado. Los romanos enseñaron a jugarlo a todos los pueblos que formaban su Imperio. Los galos -franceses- se aficionaron especialmente y luego se pasaron siglos practicando el jeu de paume (juego de la palma de la mano), que consistía en pasar una pelota de unos jugadores a otros por encima de un cordel tirante en medio del campo.

7.5.10

4

votar

Personaje Museístico: Gloria Swanson

"Estoy muy contenta Sr. De Mille, ¿le importa que diga unas palabras?...Gracias. Solo quiero decirles a todos cuanto me alegro de estar en los estudios otra vez. No saben cuánto los he echado de menos. Prometo no volver a abandonarles, porque después de Salomé, haremos otra película y después otra. Es mi vida y siempre lo será... No existe nada más, solo nosotros, las cámaras, y toda esa gente maravillosa en la oscuridad... Sr. De Mille, estoy preparada para mi primer plano". (Gloria Swanson, “Sunset Boulevard”).

Hollywood, la meca del cine, consagró a las más hermosas e increíbles estrellas, catapultó a la fama a miles de actores, y, de la mano de excelsos productores y sublimes directores, enterró y mandó al ostracismo a las glorias del pasado. Hollywood está lleno de ejemplos por todos conocidos, incluso el mismo cine se ha basado en estas historias para hacer películas.

Durante un buen tiempo Hollywood ofreció, a sus intérpretes y realizadores, lujo en exceso, riqueza y ostentación, bajo los cuales pretendían ocultar la soledad y el vacío que reinaba en sus vidas y a la cual se enfrentaban al llegar a su hogar. En el fondo, se trataba de seres débiles, vulnerables e indefensos que contaban con una única familia: el cine (el mismo cine que, al final de sus horas, les quitó su apoyo y su incondicional lealtad. El cine les dio la vida y, como Dios, se la quitó cuando ya no servían, cuando ya no convenían, demostrando así lo efímera que es la fama y lo implacable que resulta el poder de Hollywood). Y una de las grandes divas del cine mudo que sufrió en carne propia el desprecio y el desapego del system hollywoodiense fue la exquisita Gloria Swanson.

Gloria fue la representación máxima del “glamour” en la época del cine silente y una de las mayores fuentes de ingresos para los estudios Paramount gracias a sus sofisticadas comedias dirigidas por Cecil B. De Mille.

5.5.10

3

votar

El Conventillo "Charme": El Maquillaje

Tal vez el mayor insulto jamás dirigido a una mujer salió de la boca de Marco Valerio contra la lujuriosa Mesalina, allá por el primer siglo antes de nuestra era: “Las tres cuartas partes de sus encantos se hallan en las cajas de su tocador. Cada noche se quita los dientes, así como la ropa. Sus atractivos están en cien potes diversos. Su cara no se acuesta con ella”.

Seguramente el aborrecimiento y despecho del romano estaba justificado dada las libertinas costumbres de la dama. Pero lo que más llama la atención es la evidencia de que, por aquel entonces, ya era habitual recurrir a la cosmética para embellecerse. Porque, señoras y señores, el deseo de agradar, gustar, hechizar, cautivar y deleitarse a uno mismo, como así también al resto de los mortales, no es nada nuevo.

Los hombres y mujeres del Paleolítico adornaban y protegían su piel. Es posible que mezclaran la grasa de los animales con sangre, tierra y polvo mineral para embadurnarse y seducir al sexo opuesto.Los sumerios tienen el honor de inaugurar el uso de la cosmética 5.000 años antes de Cristo. Sobre las ruinas de Ur, el arqueólogo Wooley descubre la tumba de la reina Shub-Ad. Su estancia mortuoria contiene un sinfín de utensilios: polveras en forma de concha, pequeñas agujas cinceladas para delinear los parpados, cajas de malaquita con cremas diversas.Pero sin duda alguna, los datos más documentados proceden del imperio de los faraones. Durante la primera dinastía, en el 3000 a.C., los reyes eran enterrados con todo tipo de posesiones terrenales para que su viaje al Más Allá fuera más agradable. Y como presuponían que en el Más Allá también debían ser coquetos, no podían faltar los objetos relativos a su aseo personal: khol para los ojos y cejas en varios tonos; henna para teñir el pelo, las uñas, las palmas de las manos y las plantas de los pies y frascos de perfumes (cuando Howard Carter, en 1922, abre la tumba de Tutankamón, los testigos aseguraron que los recipientes aún despedían el aroma de las esencias).

3.5.10

3

votar

Psicología museística: Los Excéntricos


Imaginemos, tan sólo imaginemos, que estoy paseando por la calle, y de repente me encuentro con un mujer vestida como Cleopatra. ¿Estoy ante una excéntrica o ante una loca de atar?.

“Esa es una distinción importante, pero muy fácil de hacer. Si la paseante en cuestión cree que es Cleopatra, está loca; pero si simplemente admira tanto a Cleopatra y su época que le gusta vestirse de esa manera, lo que tenemos es una excéntrica”.

Quien así habla es el Dr. David Weeks, de Nueva Jersey (EE.UU), que se trasladó hace varios años a la ciudad de Edimburgo para hacerse cargo del departamento de Psicología y Psiquiatría del Royal Hospital. Allí dirigió también los estudios sobre el comportamiento en la Universidad de la capital escocesa, y poco a poco se fue metiendo en un tema que acabó fascinándole: la excentricidad. Su afición al mismo acabó cristalizando en un libro titulado “Excéntricos: la investigación científica”, centrado sobre todo en los británicos, ya que Weeks considera su país de residencia como “la cuna de la excentricidad”.
Tampoco es para tanto. La excentricidad se da en todos los países del mundo. Pero ¿en qué consiste?. Según el catedrático de psicología Mariano Yela, una persona excéntrica es “la que es rara, extravagante y anormal”. Entiéndase bien: rara, que se aparta de lo frecuente; extravagante, que se comporta fuera de lo común; anormal, que se aleja de las normas vigentes en el grupo humano o sociedad en que vive”.