29.8.09

0

votar

Museo del Videojuego


Me gustan los videojuegos. Cuando era pequeña, y no tanto, me pasaba horas y horas jugando al Pacman, al Tetris y al Super Mario Bros, entre otros.
La emoción que sentía cuando “daba vuelta” un jueguito, batía algún record, o simplemente pasaba de nivel, era muy grande (tal es así que en mi historial de llanto hay un punto que se refiere a las lágrimas que derramé por ellos).
De esta forma fui acumulando (casi al borde de la inmolación) horas, días y años frente a la pantalla del televisor, razón por la cual, y sumado a que también jugaba ajedrez, hoy (siempre y cuando la situación lo amerite) uso anteojos. Con respecto a este punto, tengo que decir que la carrera de museología tampoco ayudo mucho ya que las fotocopias que tenía para leer (sacadas con cero ganas por los muchachos del centro de copiado) tenían una letra tan diminuta que prácticamente eran un insulto para mis ojos.
En fin, todos estos motivos hacen que, como dije anteriormente, use anteojos al mejor estilo estudiante intelectual de filosofía y letras.
Volviendo al apasionante tema de los videojuegos, el origen de los mismos es muy interesante.
En 1947 Thomas T. Goldsmith y Estle Ray Mann patentaron un sistema electrónico de juego que simulaba el lanzamiento de misiles contra un objetivo. Este se basaba en las pantallas de radar que usaba el ejército en la entonces reciente segunda guerra mundial. El sistema funcionaba con válvulas y usaba una pantalla de rayos catódicos, pero como no había movimiento de video en la pantalla, no se le considera videojuego.
En 1952 Alexander Sandy Douglas presenta su tesis de doctorado en matemáticas en la Universidad de Cambridge (Inglaterra) sobre la interactividad entre seres humanos y computadoras, la tesis incluye el código del primer juego gráfico con constancia segura, es una versión del "Tres en Raya" (Tic Tac Toe) para una computadora EDSAC, diseñada y construida en esa misma universidad. Este juego suele ser tratado como precedente, ya que no se le considera realmente un videojuego, sino un juego gráfico por ordenador, ya que no existía video en movimiento.
En 1958, William Nighinbottham creó un juego llamado "Tennis for two" usando un osciloscopio de laboratorio. Este consistía en interceptar una bola que cruzaba la pantalla moviendo una línea que hacía de paleta. Su autor lo mostró como curiosidad científica, pero como la idea no le interesó mucho nunca patentó su invención y así fue que Atari, más rápido que volando, se encargó de desarrollarlo y comercializarlo bajo el nombre de Pong. El juego se presentó en 1972 y fue la piedra angular del videojuego como industria (cabe destacar que el fundador de Atari, Nolan Bushell creó el primer arcade para1 o 2 jugadores Llamado “Computer Space”). Durante los años siguientes se implantaron numerosos avances técnicos en los videojuegos (destacando los microprocesadores y los chips de memoria), aparecieron los juegos como Space Invaders (Taito) o Asteroids (Atari) y sistemas domésticos como el Atari 2600 .Durante los primeros años de la década del ‘80 llegaron al mercado sistemas como Colecovision (Coleco), Atari 5200, Commodore 64, mientras que en las máquinas recreativas triunfaron juegos como Pacman Battle Zone, Pole Position, Tron.
En el resto del mundo se produjo una polarización dentro de los sistemas de videjuegos. Japón apostó por el mundo de las consolas con el éxito de la Famicom, consola lanzada por Nintendo en 1983 y conocida en occidente como NES (Nintendo Entertainment System), mientras que Europa se decantaba por los microordenadores como el Commodore 64 o el Spectrum.
Los norteamericanos adoptaron la NES como principal sistema de videojuegos. A lo largo de la década fueron apareciendo nuevos sistemas domésticos como la Master System (Sega), el Amiga (Commodore) y el 7800 (Atari) y juegos hoy en día considerados clásicos como Tetris de Alexey Pajitnov. En 1985 apareció Super Mario Bros. que supuso un punto de inflexión en el desarrollo de los juegos electrónicos. Por primera vez teníamos un objetivo y un final en un videojuego. A principios de los años 90 las videoconsolas dieron un importante salto técnico gracias a la competición de la llamada "generación de 16 bits" compuesta por la Mega Drive, la Super y la PC Engine de NEC.
Mientras tanto diversas compañías habían comenzado a trabajar en videojuegos con entornos tridimensionales, principalmente en el campo de los PC, obteniendo diferentes resultados desde las "2D y media" de Doom y 3D completas, como el Alone in the dark. La popularización de los videojuegos llegó de la mano de Sony. La playstation surgió tras un proyecto iniciado con Nintendo, que consistía en un periférico para SNES con lector de CD. Al final Nintendo rechazó la propuesta de Sony, puesto que Sega había desarrollado algo parecido sin tener éxito, y Sony lanzó independientemente PlayStation, con títulos como Final Fantasy VII, Resident Evil , Winning Eleven 4, Gran Turismoy Metal Gear Solid.
En el año 2000 Sony lanzó la PlayStation 2 (la consola más vendida de la historia). En el 2006 Sony lanza al mercado la PlayStation 3 y Nintendo la Wii (antes conocida como Nintendo Revolution). Por primera vez, el control del personaje del videojuego se realiza por movimientos humanos en el espacio.
En marzo de este mismo año se inauguró, en Nueva York, el primer Museo del Videojuego (National Center for the History of Electronic Games) y se encuentra dentro del Strong National Museum of Play en Rochester.
En este museo, que cuenta con 15.000 piezas, se pueden observar desde la Magnavox Odyseeys -para muchos la primera consola- hasta las nuevas de Next Gen. También existen objetos de arte y gráficas históricas relacionadas con este maravilloso mundillo.
Un museo que, Dios y billete de por medio, me encantaría visitar.

A continuación un niñito alemán, que luego de leer este post, nos muestra lo que es la verdadera pasión por los videojuegos.

26.8.09

3

votar

Personaje museístico: La "Coca" Sarli

Terminado mi desayuno, me dispongo a tratar sobre unos de los grandes íconos sexuales de nuestro país, sobre la única e indiscutida diosa de todos los tiempos. Señoras y señores, con ustedes la Coca Sarli.
Adorada y deseada por miles y miles de hombres, esta impura mujer fue la pionera del cine erótico. Nada hubiera sido lo mismo sin sus labios sedientos de placer, sin su mirada deseosa de lujuria, sin sus tetas correteando y flotando por los ríos. Ella fue “la” fantasía, fue la mismísima encarnación del pecado en persona.
Hilda Isabel Gorrindo Sarli, conocida por todos nosotros como Isabel Sarli o la Coca Sarli, nació el 9 de julio de 1935 en Concordia, provincia de Entre Ríos, República Argentina.
Inició su carrera como modelo, llegando a ser coronada Miss Argentina en 1955. Mantuvo una relación amorosa y profesional con el director y actor Armando Bó, quien la convenció de ser la protagonista de El trueno entre las hojas, primera de treinta producciones realizadas entre ambos. En esa película, la Coca entró a la historia por protagonizar el primer desnudo total del cine argentino. El filme fue un éxito y la proyectó como un verdadero símbolo sexual de su generación, que la vio por décadas en cintas como Furia Infernal, Favela, Carne, Fuego, Sabaleros e Insaciable, entre otras de alto contenido erótico, muchas de las cuales fueron censuradas en varios países, principalmente en Argentina.
La actriz, que siempre se confesó tímida, (tomaba whisky para desinhibirse antes de filmar sus audaces escenas) se definía como una mujer "sexy, erótica y perseguida por los hombres" frente a la cámara.
Sólo ella, la única diosa pecaminosa, lograba que las películas, que en la mayoría de los casos se filmaban en espacios abiertos y a la luz del día, dieran la sensación de estar sacadas de los cuentos de Quiroga pero, desde ya, en versión hot.
La “Coca” prosiguió su carrera hasta la muerte, en 1981, de Armando Bó, el gran amor de su vida. Concluía de esta forma una etapa de oro de los desnudos de una mujer que trastornó, entre otros, a muchos de nuestros abuelos.
Dicen que no hay nada más verdadero que un recuerdo falso, pues bien, la famosa frase ¿qué pretende usted de mi? nunca fue dicha por la Coca. Ustedes dirán que no es cierto, pero lamento decirles lo contrario, pues fue Victor Bó, hijo de Armando, el que lo confirmó. Sus textuales palabras fueron: Vos sabés que eso es medio un mito, ¿no? porque en la película esa frase no está...Se hicieron distintos cortes de “Carne”: uno para Argentina, otro para América Latina y otro más para Estados Unidos, capaz…En la productora Claxon atesoraban la versión total, sin cortes, y nos permitieron verla con ellos mismos: nunca, ni en el camión ni en el frigorífico, Isabel decía la frase.
Por último, la Coca, desde su casa de Martínez y rodeada de sus mascotas, sonaba entretenida con esta gran confusión: –No, nunca lo dije –sentenció.
En fin, no se bien que habrá pasado con esa famosa frase, pero yo tengo la obligación moral de terminar este post con lo siguiente: CANALLA, ¿qué pretende usted de mi?.
Coca, a tu salud.

25.8.09

0

votar

Museo del Pene

En mi familia hablar de penes era como hablar de política. Con esto me refiero a que el tema de los pitos era uno más dentro de tantos otros.
Antes de ir al punto en cuestión, que es el Museo del Pene, quiero hacer una síntesis de algunos puntos muy interesantes referentes al querido amigo.

Como ya todos sabemos, el pene, (del latín penis, que significa "cola") o falo (del griego φαλλός, transliterado phallós) es el órgano copulador masculino, que interviene, además, en la excreción urinaria. Quiero aclarar que aunque en la actualidad el falo es utilizado como sinónimo de pene, el vocablo phallus se usaba para describir imágenes de dicho órgano, ya sean pintadas o grabadas, (o sea que era una representación, no lo orgánico en si mismo).

La imagen del pene ha sido utilizada por muchas culturas como símbolo de fertilidad (un claro ejemplo es el Kanamara Matsuri, un festival sintoísta celebrado anualmente cada primavera en Kawasaki, Japón), y tanto su poder sexual como su fertilidad han dado origen a toda una serie de estudios y consideraciones por parte de diversas disciplinas (como por ejemplo el psicoanálisis, la antropología, la filosofía, entre otras) acerca de las implicaciones culturales del ahora denominado falocentrismo (en términos culturales, el falocentrismo es usado para describir una doctrina o conducta androcéntrica en torno al pito. A veces se refiere al patriarcado en su vertiente discursiva).

Con respecto a los mitos que hay en torno a los penes, seguramente hay dos que hemos escuchado más de una vez. Uno trata sobre la relación directa de los penes grandes y la ascendencia africana, mientras que el segundo gira en torno a que mientras más grande o largo sea el pito más placer le brindará, en una relación sexual, a la pareja.
Según las fuentes, y hasta la fecha, no hay pruebas definitivas de que el origen étnico y el tamaño del pene estén relacionados, y todos los estudios correlativos que se han realizado han sido rechazados por la comunidad científica debido a su falta de rigor metodológico o a la ausencia de datos verificables.
Con respecto al segundo mito (mayor tamaño, mayor placer), las fuentes nos dicen que no es completamente sustentable ya que las zonas sensoriales femeninas se hallan en el exterior de la vagina. Estudios y encuestas han apuntado al hecho de que para la mujer es más estimulante obtener del varón una mejor erección que un pene más largo (es decir, es más importante el grosor que la longitud).

Si usted quiere saber más sobre la vida y obra de los penes en cuestión, puede visitar el Museo del Señor Pene, o, como su nombre verdadero indica, “La Faloteca Islandesa”, que se alza en Húsavík, Islandia.
Este sitió fue fundado en 1976 por un profesor de historia llamado Sigurdur Hjartarson. En la actualidad el lugar cuenta con más de 150 penes de prácticamente casi todas las especies mamíferas, terrestres y marítimas, de la fauna islandesa. La colección tiene 38 ejemplares de 15 especies de ballenas, 1 ejemplar de oso polar, 19 ejemplares de 7 especies de focas y 93 ejemplares de 19 especies de mamíferos terrestres.
Hjartarson comenzó a coleccionar penes en 1974 cuando le regalaron algo parecido a una fusta, pero que en realidad era el pito de un toro.
El más grande que posee es el de una ballena, de 70 kilogramos de peso y 1,7 metros de largo. El más pequeño es el de un hámster de sólo 2 milímetros y que debe ser visto a través de una lupa.
Sin embargo, hay una especie que en su colección brilla por su ausencia: el del homo sapiens. El museo de Hjartarson, aunque parezca raro, no tiene ningún pene humano ( pero no se desesperen, de acuerdo al certificado que exhibe Hjartarson, ya hay 4 donantes -un alemán, un norteamericano, un islandés y un británico- que donarán sus penes una vez fallecidos).
Stan Underwood, el donante estadounidense de 52 años, le envió un molde de plástico de su pene –al que bautizó "Elmo"-, y el certificado con la promesa de donárselo.
Por otra parte, el donador islandés, que tiene 93 años y, por lo que dice, gran mujeriego en su juventud, piensa que tener su pene en exposición podría darle fama eterna. Sin embargo, la vanidad podría hacerlo reconsiderar la oferta ya que, según Hjartarson, “ha dicho que últimamente su pene se ha ido reduciendo y que está preocupado porque finalmente no podría hacer una buena exhibición". Desde ya, todo mi reconocimiento y mis más fervientes aplausos para este adorable semental.

Y como siempre digo, un interesante museo que, Dios y billete de por medio, me gustaría visitar. Adieu!.

22.8.09

0

votar

Museo de las Brujas de Salem

Un día, trabajando en un museo, me dirigía muy contenta a terminar una exposición sobre inmigrantes, cuando, caminando por el pasillo, escuche que un guía le decía a otro: ssshhh, cállate que ahí viene la bruja (tengo que admitir que, contrariamente a lo que ustedes puedan llegar a pensar, me sentí un tanto halagada, pues, rotularme de bruja fue lo más “leve” que me dijeron dentro, y fuera, de un museo). En fin, como quien dice, son los gajes del oficio.
Brujas, que miedo me daban cuando era niña!. Acaso quien no recuerda la famosa frase: espejito, espejito de la pared, la más hermosa del mundo, ¿puedes decirme quién es?. Desde ya que me refiero a la malvada Reina Grimhilde, la bruja de “Blancanieves y los 7 siente enanos”.
La lista de estas señoras en cuestión es larga, pero hay que destacar un caso en particular, que es el de las brujas de “Salem”.
Salem (hoy llamado Danvers) esta ubicada en la Bahía de Massachussets, antes conocida como Nueva Inglaterra, en Boston.
Se hizo conocida como la "Ciudad de las Brujas", por la famosa cacería que se llevó a cabo en la villa en 1692, motivo por el cual la ciudad recibe millones de visitantes cada año.
La Ciudad fue construida por colonos británicos alrededor de 1630; estaba gobernada y constituida sobre una gran base puritana, la población era claramente conservadora, y la sociedad de la época estaba caracterizada por una fuerte creencia en el diablo.
La historia comienza cuando el ministro de la ciudad, el reverendo Samuel Parris, llegó a Salem procedente de las Antillas con una esclava llamada Tituba. Esta mujer practicaba ritos religiosos afroantillanos, probablemente el vudú. La hija de los Parris, de apenas 9 años de edad, y su prima de 12, se interesaron por las prácticas de Tituba, organizando algunas sesiones con ella y unas amigas. En enero de 1692 las chicas enfermaron, y el médico de la población, William Griggs, al desconocer la causa de su enfermedad, diagnosticó un caso de brujería. Desde este momento la clasista población de Salem se vio envuelta en una loca cacería. Las niñas acusaron a Tituba de practicar brujería. Tituba, en una audiencia en marzo, confesó, debido a las torturas que fue sometida, ser bruja. También dijo que ella no era la única bruja en Salem y acusó a las niñas Parris de ejercer esta actividad. Las niñas Parris declararon que obraban obligadas por Satanás, y que ellas podían reconocer a los que practicaban la brujería y de esta manera "ayudar" a los ministros a capturar a los “enemigos”. Así que las adorables chicas Parris al grito de: ¡ella me altera! ¡llega por la noche y me atormenta!,¡es una bruja!, se dedicaron a acusar a todos a quienes ellas querían. Desde ya que la mayoría de los acusados fueron los de las clases bajas, o con actitudes mal vistas, como la soltería o la infidelidad.
En junio de 1692 se constituyó el Tribunal Especial de Auditoría y Casación en Salem, presidido por el Juez William Stoughton, para juzgar los casos de brujería.
En estos juicios se aceptó como prueba la existencia de unos espectros que simulaban actuar normalmente mientras los acusados atacaban o practicaban la brujería. La primera en ser condenada fue Bridget Bishop, ahorcada el 10 de Junio. Otro acusado fue Giles Cory, de 80 años, quien se negó a declarar cuando se le acuso a él y a su esposa, Martha Cory, de brujería. Murió aplastado con piedras por los guardias encargados de hacerlo hablar. A este brutal sistema se le conocía como “el detector de mentiras”.
En siete años fueron ejecutados siete hombres, trece mujeres, doscientas personas fueron arrestadas y doscientas más habían sido acusadas por las niñas Parris. Nadie fue quemado en la hoguera como se cree.
Paradogicamente, cuando las acusaciones tocaron las clases altas se comenzó a cesar en la locura colectiva. Más rápido que ligero, el Gobernador Williams Pipps disolvió el Tribunal Especial para constituir el Tribunal Supremo, que no admitió como prueba la creación de espectros, de tal forma que se absolvió a todos los condenados. Con el paso de los años se ofrecieron disculpas e indemnizaciones a las familias afectadas.
Sin embargo aún se suceden las investigaciones para saber que ocurrió realmente, algunos creen que fueron "hechizos" causados por el consumo de ciertos alucinógenos, otros creen que pudieron ser enfermedades desconocidas como la viruela o el síndrome de Huntington. Otros investigadores creen que las motivaciones fueron sociales, mientras que para algunos parapsicólogos los casos de brujería fueron ciertos.
Truculenta historia si las hay.
Si usted quiere conocer más sobre estos juicios, o le interesan las pociones y las escobas, (el palo de las escobas simbolizaba el pene del demonio, por lo cual las brujas lo untaban con ciertas sustancias psicotrópicas para sentir que fornicaban con él. Hoy se sabe que la sensación que las sustancias psicotrópicas producen al contacto con la mucosa vaginal es placentera y da la sensación de "volar”) puede visitar el “Museo de las Brujas de Salem” (Salem Witch Museum), que le brindará una fantástica lección de historia usando escenarios con figuras de tamaño real, iluminación y un dramático relato sobre los Juicios por Brujería de 1692.
Un museo que, Dios y billete de por medio, me gustaría conocer.
Salud!.

19.8.09

2

votar

Objeto Museístico: El Jopo de Elvis Presley

En mi etapa adolescente usé jopo. Por aquellos tiempos, mi jopo sólo era un detalle más en comparación con los kilos que tenía de reserva para pasar el invierno. En fin, era una niña sana.
Volviendo al tema en cuestión, si hablamos de “bananas” en las melenas, estamos obligados a referirnos al indiscutido Rey del Rock, el señor Elvis Presley.
Esta leyenda, que sacudió almas y caderas al ritmo del “Rock de la cárcel”, supo llevar un jopo gigante y exagerado que se elevaba como una cresta en la cúspide de su cabeza.
El engominado amigo también tiene su historia, y para ello debemos remontarnos al Antiguo Egipto, pues se conocen utensilios (espejos, peines, navajas de afeitar) desde 5 milenios antes de Cristo que demuestran el interés de los egipcios por los cabellos y la barba.
Los egipcios aparecen en las antiguas estatuas con el cabello largo y barba puntiaguda en el mentón. Posteriormente, los cabellos serán cortos y la perilla será sustituida, en los faraones y altos funcionarios, por una barba postiza (la necesidad de afeitar el pelo era, probablemente, para evitar la proliferación de parásitos). Las mujeres llevan los cabellos sujetos en la frente con una cinta y divididos con raya al medio.
Más tarde, en el Imperio Medio, aparece la peluca caracol, llamada así por el enrollado de los cabellos sobre el pecho. Los sacerdotes egipcios llevaban la cabeza calva y se afeitaban completamente el cuerpo cada tres días, incluso las cejas.
Los griegos tenían la característica de poseer los cabellos rizados. Las mujeres utilizaban el cabello largo con rizos sobre la frente. En la Época clásica y helenística, el peinado en la mujer varía mucho siendo frecuentes el peinado de “lampadión” (antorcha en griego).
La única imposición en la moda del peinado es que la mujer casada debía llevar el cabello cubierto con un velo en sus apariciones en público.
Según las fuentes, en Roma la dignidad y el estado social se podían apreciar por la longitud de sus cabellos. Cabellos largos llevaban los dioses, los nobles, los guerreros y los que nacían libres. Cabellos cortos llevaban los esclavos, los sirvientes y trabajadores, lo que proporcionaba a estos una mayor higiene.
Tanto los hombres como las mujeres prefirieron el color rubio de los cabellos, por tal motivo los romanos ricos se echaban polvo de oro sobre ellos.
En la Edad Media el cabello era símbolo de poder, riqueza y dignidad. Las leyes medievales afirman que el tocar o arrancar parte de la barba o los cabellos sería castigado con fuertes multas de dinero o con castigos corporales. Aparecen las tenacillas calientes en el siglo XIII.
En el Renacimiento, Los cabellos peinados hacia atrás se meten bajo un armazón en forma de canasto.
En el Barroco los caballeros llevaban el pelo rizado y los puritanos llevaban el pelo corto y redondeado. En el Rococó el empolvado blanco del cabello dura casi todo este periodo.
En la época de Napoleón, los peinados adoptan formas más rígidas. El peinado “tipo César” es el que llevaba Napoleón ya que se consideraba sucesor del emperador romano.
Ya en los comienzos del siglo XX, la mujer se corta el pelo muy corto estilo a lo garcón, con elegancia pero a la vez rebeldía. En los ´40 el estilo Marilyn Monroe hace que las mujeres lleven el pelo con ondas a la altura de los hombros. En los años ´50, con el glamour de Hollywood comienzan a aparecer los flequillos y los moños, y es aquí donde el Rey del Rock hace su aparición con un jopo incipiente para más tarde ir acrecentándolo al ritmo de sus canciones. Se imitan los estilos de Audrey Hepburn, Grace Kelly y desde ya Elvis Presley. En los ´60 se usan los pelos encrespados con mucha laca, en los´70 el look afro es un referente tanto para mujeres como para hombres y en la década de los 80 el peinado se transforma en una expresión del estado de ánimo, destacándose los cortes punk y los cabellos provocativamente teñidos de colores furiosos.
Yo no sé si Elvis esta vivo, lo que si sé es que su jopo fue y seguirá siendo toda una obra de arte para admirar.
1

votar

Museo del Condón

Hace tan solo algunos años, digamos algo así como 22, era una blanca paloma que asistía todas las mañanas a su escuelita de barrio.
Un día, tratando de llevar a cabo la tarea que nos había encomendado la señorita, mi amiguita de banco me enseñó una revista que le había robado a su hermano de 19 años. Recuerdo que la revista en cuestión tenía mujeres tal cual Dios las trajo al mundo, y también recuerdo que la única palabra que llegue a leer fue “condón”. Como no sabía que significaba aquella palabra, no tuve más opción que preguntarle a mi maestra, la cual, sin responder a mi pregunta, solo atino a pedirme el cuaderno para escribirle una notita a mis padres. Todavía tengo en la mente a mi madre, cuaderno en mano, gritando: ¡pero que maestra de mierda!. En fin, así fue mi primer contacto visual con el señor condón.
Luego de esta anécdota, paso a lo mío.

17.8.09

6

votar

Objetos Museísticos: El abanico de los Loco Mía.

Cuando yo tenía aproximadamente 14 años escuchaba a los Loco Mía. Disco Ibiza loco mía, moda Ibiza loco mía, sexo Ibiza loco mía. Letra profunda si las hay.
Si bien era un suceso que amenazaba las noches bailables desde el año 1984, Loco Mía nació como grupo en el año 1989. Nacidos en el submundo fiestero de Ibiza, los cinco melenudos eran una interesante cruza entre el caballero de la corte del Rey Arturo y el diseñador de moda de la esquina de mi casa. Bailaban y cantaban una mezcla de ritmos hispanos y música electrónica a la cual adornaban con coreografías acompañadas de infaltables y coloridos abanicos.
Si, esos pobres abanicos que danzaban al frenesí descontrolado de este quinteto en cuestión tienen también un origen.


2

votar

Museo del Pollo Exótico

A una cuadra de mi casa hay una “pollería”. Vende desde milanesas hasta tartas y empanadas de pollo, todas a un precio muy conveniente para el bolsillo del vecino (ingrediente que las hace aún más deliciosas).
Sí, soy una amante del pollo y me encanta en todas sus versiones (tal es así que lo como frito, asado, hervido, al horno, a la cacerola, etc, etc).
Un día, leyendo un artículo sobre el emplumado amigo, me enteré que puede ser contraproducente comer mucho pollo debido a la gran cantidad de hormonas femeninas que les dan para engordarlos. En ese instante se me vino a la mente que quizás el haber aumentado una talla de corpiño no se debía a la gimnasia.

14.8.09

2

votar

Museo de la Marihuana

Desde que empezó el tema de la despenalización de la marihuana en nuestro país, comencé a investigar un poquito más sobre el fasito en cuestión (mi intención no fue convertirme en la hija del Dr. Miroli, pero bueno, ya dije anteriormente que soy una gran curiosa y como si fuera poco Museóloga).
Según las fuentes, la planta del cáñamo, del latín cannabis sativa, parece ser que se conoce desde hace apróximadamente unos 3.000 años (pues en los documentos chinos de esas fechas ya se la mencionaba para combatir el reuma y la malaria). Prácticamente todas las culturas de la antigüedad la utilizaron, pero los que la difundieron y le dieron como loco fueron los Árabes (utilizaron sus fibras para fabricar ropa, calzado y papel, sus semillas como alimento y su resina por su poder curativo).

13.8.09

0

votar

Los Autores

Mi nombre es Agustina, tengo 30, 31, 32, 33, 34, 35 36 años...cómo pasa el tiempo!), soy Lic. en Museología y en mi trabajo asesoro sobre mobiliario de estilo, arte y decoración.-


                                                          (Galeria de arte Hotel LLao LLao. Bariloche, Argentina)

Soy una gran curiosa, y me apasionan muchísimas cosas, una de ellas es este blog en dónde contamos y difundimos la historia de diversos personajes, objetos curiosos, museos insólitos, usos y costumbres sociales, comidas típicas y grandes enigmas que pertenecen a nuestro pasado, a la vida cotidiana y a la cultura popular. Así es este blog, un divulgador de historias, y realmente me encanta.

Puedo decir que soy una lectora incansable,  amante del arte, el mobiliario (especialmente francés) y la buena mesa. Además me considero con buen oído para la música, tal es así que me hubiera encantado ser violinista, pero lamentablemente el don de la armonía musical no me acompañó.

Estoy casada con Mariano y tenemos 3 hermosos caniches (Wilson, Frida y Mckee).


Mariano es casi licenciado en Comunicación Social (maldita tesis). También es un apasionado por la literatura, las matemáticas, la historia y los distintos objetos de la cultura popular. Ama la cocina gourmet.


Sean bienvenidos y esperamos que disfruten del blog tanto como lo disfrutamos nosotros.